19 de julio de 2024 - 1:37
Notas de prensa
20/01/2024
El ‘pulmón verde’ del Bulevar Sur compensará la emisión de más de 5.260 toneladas de CO2 en los próximos 30 años
El Ayuntamiento de Murcia saca a exposición pública el inicio de la evaluación de impacto ambiental del proyecto que creará una gran zona verde en los terrenos ganados con el soterramiento del ferrocarril entre Torre de Romo y el Camino de Tiñosa
La fase 1 del nuevo bulevar dispondrá de seis jardines de lluvia cuya agua captada será conducida a un depósito de almacenamiento de aguas pluviales, infraestructuras que estarán estratégicamente localizadas para capturar las escorrentías

 

La masa arbórea del corredor verde que va a crear el Ayuntamiento de Murcia en la zona de las vías soterradas del ferrocarril, entre Torre de Romo y Camino de Tiñosa, compensará la emisión de más de 5.260 toneladas de CO2 en los próximos 30 años. Así queda recogido en el proyecto que ha salido esta semana a exposición pública, tras anunciarse en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (Borm) el inicio de la evaluación de impacto ambiental del proyecto del Bulevar Sur.

 

La iniciativa, enmarcada en el proyecto estratégico Conexión Sur, se divide en dos fases diferenciadas: la primera, desde Torre de Romo a Ronda Sur, permitirá la reducción de 1.409 toneladas de CO2; mientras que la vegetación de la segunda fase, que trascurre de Ronda Sur al Camino de Tiñosa, contempla una compensación de 3.854 toneladas.

 

Para este proyecto, se prevé la implantación de zonas verdes que servirán para incrementar la capacidad de sumidero de gases de efecto invernadero, con zonas mixtas en las que tendrán cabida tanto especies arbóreas como matorral.

 

El cálculo se basa en la determinación de las absorciones de dióxido de carbono por ejemplar plantado, para posteriormente aplicar este dato a todo el proyecto, en función del número de ejemplares que se espera que haya.

 

El concejal de Planificación Urbanística, Huerta y Medio Ambiente, Antonio Navarro Corchón, señala que “con este proyecto se multiplica la superficie destinada a espacios verdes”.

 

El proyecto cuenta con distintas superficies donde se implantará vegetación arbustiva y arbórea adaptada a las necesidades climáticas de la zona. Habrá diferentes escalas de vegetación arbustiva, diferenciándose así parterres elevados con masas vegetares arbóreas y arbustivas y otros parterres denominados de lluvia como estrategias bioclimáticas, frente a la sequía y la desaparición de especies animales.

 

Carril para bicicletas y patinetes

 

La parte central del paseo entre Torre de Romo y Ronda Sur estará peatonalizada, en donde se formalizarán dos líneas de parterres, una a cada lado. Tras los parterres se realizará un carril para bicicletas y patinetes.

 

Esta nueva ordenación del espacio ganado a las vías del tren tiene el objetivo principal de aumentar el suelo destinado a zonas verdes o espacios libres, creando un corredor verde a lo largo de todo el desarrollo de la actuación.

 

Navarro explica, además, que la fase 2, entre Ronda Sur y el Camino de Tiñosa, contará con una vía de servicio en su margen sur, mientras que la senda verde compatibilizará el uso peatonal con un carril bici segregado, de doble sentido, y el ajardinamiento de los espacios.

 

Seis jardines de lluvia

 

El edil de Planificación Urbanística, Huerta y Medio Ambiente destaca también que en la zona norte de la fase 1, dedicada principalmente a zonas verdes y de paseo, contará con seis jardines de lluvia cuya agua captada será conducida a un depósito de almacenamiento de aguas pluviales (con capacidad de 270 m3 que conectará con un colector auxiliar localizado bajo los jardines de lluvia, para llevar el agua desde éstos hasta la infraestructura de almacenamiento).

 

El depósito contará con un sistema de cloración para la reinyección de caudales a la red urbana de riego, un aliviadero a la red de saneamiento por posibles episodios extraordinarios que superen la capacidad disponible del depósito y un sistema de desagüe controlado mediante bombeo conectado también a la red de saneamiento existente.

 

En el proyecto se indica que los jardines de lluvia, ubicados dentro de ciertos parterres del primer tramo, se consideran como depresiones del terreno en ciertas áreas en donde se implanta tejido arbustivo, normalmente perenne, así como vegetación nativa que sea capaz de absorber el agua de lluvia, quedándose por tanto anegada. Deben estar estratégicamente localizados para capturar las escorrentías de las superficies impermeables cercanas, como las calzadas peatonales.

 

G.P.
Audio

El concejal de Planificación Urbanística, Huerta y Medio Ambiente, Antonio Navarro Corchón