19 de octubre de 2019 - 4:04
Notas de prensa
25/10/2017
La propuesta ‘Muros etéreos’, del arquitecto murciano Manuel Hernández, gana el concurso de anteproyectos para la rehabilitación y puesta en uso del edificio de la Cárcel Vieja
Según el jurado, la propuesta es, en su conjunto, “contenida y creíble en cuanto a las soluciones constructivas tanto en ejecución como en mantenimiento”. El segundo premio ha recaído en el proyecto ‘Todos a la cárcel’ de los arquitectos murcianos Francisco Javier Zueco Sánchez, Lorenzo Tomás, Francisco Javier Zueco Rollo y María Dolores Martínez, con 56 puntos. Por último, la tercera propuesta seleccionada ha sido ‘La celda de cristal’ del arquitecto Carlos Campos, de Valencia, y Emilio Sánchez, de Castilla La Mancha.

 

La Mesa de Contratación extraordinaria celebrada esta mañana ha dado lectura al dictamen emitido por el jurado del concurso de anteproyectos para la rehabilitación y puesta en uso del edificio de la antigua prisión provincial de Murcia y ha procedido a la apertura del sobre 2 con la identificación de los premiados del concurso, convocado por el Ayuntamiento y el Colegio de Arquitectos.

 

La Mesa de Contratación extraordinaria celebrada esta mañana ha dado lectura al dictamen emitido por el jurado del concurso de anteproyectos para la rehabilitación y puesta en uso del edificio de la antigua prisión provincial de Murcia y ha procedido a la apertura del sobre 2 con la identificación de los premiados del concurso, convocado por el Ayuntamiento y el Colegio de Arquitectos.

 

Así, el proyecto ganador ha sido, por unanimidad del jurado, ‘Muros etéreos’ con 59 puntos sobre un total de 60, cuyo autor es el arquitecto murciano Manuel Hernández Jiménez, socio fundador de IH Arquitectos. El segundo premio ha recaído en el proyecto ‘Todos a la cárcel’ de los arquitectos murcianos Francisco Javier Zueco Sánchez, Lorenzo Tomás, Francisco Javier Zueco Royo y María Dolores Martínez, con 56 puntos. Por último, la tercera propuesta seleccionada ha sido ‘La celda de cristal’ del arquitecto Carlos Campos, de Valencia, y Emilio Sánchez, de Castilla La Mancha.

 

El proyecto ganador que será inmediatamente licitado para que las obras de rehabilitación puedan comenzar el primer semestre de 2018 recibirá como premio 12.000 euros. Los otros dos finalistas recibirán 6.000 y 3.000 euros.

 

Según el fallo del jurado, ‘Muros etéreos’ es “una propuesta de un gran interés arquitectónico y formal que compagina el mantenimiento del edificio, con un completo programa funcional y con la integración en la ciudad a partir de la creación de elementos permeables que sustituyen al muro de cerramiento. Muy correcta relación entre espacios manteniendo los condicionantes formales del edificio en forma de cruz y sin añadir elementos ostentosos, lo que redunda en la credibilidad de la viabilidad económica. La organización funcional interior resulta correctamente ordenada y limpia a la vez que flexible, con una adecuada implantación de los uso en los diferentes espacios en función de sus capacidad dimensionales”.

 

Por otra parte, “los usos propuestos son básicamente culturales y plantea una zona de recuerdo a la Memoria Histórica del edificio. La propuesta ganadora incluye la utilización de elementos reciclados que conforman una imagen contemporánea sin estridencias. Destaca asimismo la acertada integración urbana que establece al marcar visualmente una línea permeable creando una trama de transición e incorporando los patios a la ciudad con un interesante tratamiento”.

 

El anteproyecto realiza también “una apertura total del cerramiento posterior creando una elevación de planta con arquitectura contemporánea que dignifica un espacio actualmente secundario. En definitiva el proyecto es, en su conjunto, contenido y creíble en cuanto a las soluciones constructivas tanto en ejecución como en mantenimiento”.

 

La propuesta ‘Todos a la cárcel’, ha sido calificada por el jurado como “un interesante proyecto con buena ordenación de la edificación y acertada solución al panóptico, si bien no mantiene en su integridad los elementos fundamentales de la edificación protegida con grado 2. Realiza una intervención contemporánea de gran fuerza formal en la escalera central que configura y define el espacio interior. Al mismo tiempo propone una distribución funcional muy limpia y flexible planteando usos culturales.

 

La propuesta incluye “unos patios que aportan iluminación al interior del cuerpo principal, con sutil presencia exterior, reconstruyendo la cúpula central con su forma original”.

 

El jurado destaca “la muy acertada integración con el entorno abriendo el muro con una solución urbana de gran interés que compatibilidad la solución formal contemporánea con la fábrica de cierre existente y realiza una propuesta de tratamiento del entorno urbano que conecta los espacio exteriores”.

 

Por último, ‘La celda de cristal’ presenta “una interesante solución arquitectónica con adecuada distribución interior y configuración de los espacios. El jurado destaca “la buena incorporación de los elementos de arquitectura contemporánea con la imagen exterior y sus interesantes propuesta arquitectónicas”.

 

Todos los trabajos presentados se expondrán la próxima semana en el Colegio de Arquitectos.

 

Esta comisión, encargada de elegir las tres propuestas finalistas entre las 20 admitidas, ha estado conformado por el decano del Colegio Oficial de Arquitectos, Rafael Pardo; el decano del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de edificación, Antonio Luis Mármol; el concejal de Fomento, Roque Ortiz; Conchita de la Peña, en representación de la Academia Alfonso X el Sabio; Jesús López, arquitecto de prestigio designado por el Ayuntamiento de Murcia; José Manuel Chacón, arquitecto de prestigio designado por el COAMU; Andrés Brugarolas, persona de prestigio designado por la Consejería de Cultura; Eduardo Batán, arquitecto designado por la Universidad de Murcia; Juan Pedro Collado, secretario técnico de Infraestructuras, Desarrollo Sostenible y Vía Pública, como representante asesor de la Mesa de Contratación, y Cristina Martínez-Iglesias, jefa del Servicio de Contratación municipal, que hace las funciones de secretaria.

 

 

 

 

 

M.S.G.
Audio

El concejal Eduardo Martínez-Oliva